Para qué sirve un sérum antimanchas

Las manchas en la piel son una tortura que no tiene edad. Ni sexo (Qué es y para qué sirve el sérum para hombres). Prácticamente nadie se libra de ellas, sobre todo a partir de una determinada edad.

Cuando tenemos más de 20 años es difícil que el sol no haya dejado señales sobre nuestro cutis, en forma de pecas, manchitas blancas, etc.

Y es que el sol es el responsable de la mayoría de esas manchas que nos molestan pero son solo un problema estético, siempre y cuando no hayamos abusado indiscriminadamente de él, en cuyo caso, pueden ser un aviso bienvenido de que tenemos que empezar a tomarnos en serio la protección solar y la forma en que nos exponemos al sol.

Para prevenir este tipo de manchas, existen muchos productos, desde las cremas protectoras (que sepas que por debajo de un SPF de 50 protegen poco, tirando a nada), hasta las hidratantes con protección, pasando por el maquillaje con SPF, etc.

Y para eliminar las que ya han aparecido, también contamos con un cantidad ingente de productos, que prometen hacer desaparecer cualquier mácula sobre nuestra piel y devolver a nuestro rostro un aspecto uniforme, limpio y fresco (la piel castigada por el sol pierde resplandor y tiende a ser mate).

Entre estos productos destacan los sérums antimanchas, por su fama, merecida, de hacer muy bien su trabajo.

El sérum es un cosmético que está a caballo entre estos y los tratamientos: por sus características únicas, tiene una capacidad de arreglar problemas cutáneos que las cremas y demás afeites ni siquiera pueden soñar, y que tú puedes descubrir en Sérum, qué es y para qué sirve.

Estas características son:

  • Es un producto no graso, cuyas moléculas son tan pequeñas que traspasan la barrera de la epidermis sin problemas, rápidamente, y llegan a las capas más profundas de la epidermis y la dermis.
  • Tiene una elevada concentración de principios activos, que en algunos casos puede superar el 70 %.
  • La potencia de estos principios activos, también muy elevada.
  • La mezcla de ingredientes, que si está bien hecha consigue que entre ellos se potencien y mejoren sus resultados.
  • Todo ello le permite hacer, a fondo, un trabajo de recuperación cutánea y de reactivación de las funciones de la piel que, por cualquier causa, desde la edad hasta las condiciones particulares de cada una, han dejado de desempeñarse óptimamente.
  • Se usa en cantidades muy pequeñas, apenas unas gotas

En el caso concreto de los sérums antimanchas, estos son perfectos para conseguir, de forma paulatina, no traumática y sin riesgos, que el tono de nuestra piel vuelva a verse igualado, a la vez que restituyen una apariencia fresca, joven y descansada.

Para elegir el tuyo puede servirte nuestra selección: Los mejores sérums antimanchas.

Qué esperar del sérum antimanchas

Sérum para manchas

El sérum es un aliado magnífico, pero no es un fabricante de milagros. Puede eliminar mancha superficiales, no muy enraizadas (las manchas pueden ser más o menos profundas, dependiendo de muchos factores, que incluyen desde su origen hasta su antigüedad), y suavizar mucho las más afianzadas.

De entrada, ten claro que si quieres resultados tendrás que ser constante, no solo en el uso del sérum, sino en el cuidado de tu piel. De nada servirá que utilices un sérum antimanchas si no te proteges del sol a diario, sea la época del año que sea y haga el tiempo que haga, por ejemplo.

Ninguna piel está a salvo de los efectos de los rayos UV, que, además, son acumulativos, de forma que cuando aparecen en la superficie, suelen indicar un daño más profundo del que creemos poder detectar (posiblemente hayas oído hablar de las lámparas de luz negra, o incluso hayas visto cómo detectan los daños en las capas no visibles de la piel, en la televisión o en Internet).

Así que lo primero es responsabilizarte de tu cuidado y hacerlo a diario, desde ya.

Es importante dejar claro que, aunque algunos ingredientes de los sérums son fotoprotectores y mejoran las defensas de la piel frente al sol, ningún sérum puede evitar los daños solares, ya que trabajan en las zonas internas del cutis: se necesita un producto que impida que los rayos UV y cualquier otro tipo de radiación nociva alcance la piel, un producto que haga efecto pantalla, es decir, que rechace los rayos, como lo hacen los protectores. Por eso mismo, siempre han de ser los últimos que nos apliquemos, encima de la crema hidratante y antes del maquillaje.

Lo preferible es utilizar un protector sobre la crema, en vez de una crema que lo incorpore, porque el efecto del primero no dura todo el día y hay que aplicarlo varias veces, cada dos, tres o cuatro horas, dependiendo del producto para asegurar el mejor rendimiento.

En cuanto al maquillaje, si tiene SPF, mejor, pero tampoco es suficiente.

Hay protectores en forma de bruma para aplicar sobre el maquillaje -recuerda que una sola aplicación no es suficiente para todo el día-, y también te lo puedes poner sobre este, no extendiéndolo, sino depositándolo con una suave presión. Eso sí, asegúrate de cubrir todo el rostro, el cuello y, en general, cualquier parte de tu cuerpo expuesta al sol.

Así que, dependiendo de tus manchas, el sérum podrá eliminarlas o difuminarlas siempre y cuando tú también hagas el trabajo que te corresponde.

Para aprender a aplicar bien el sérum, no te pierdas Cómo aplicar el sérum para sacarle todo el partido.

Cómo trabaja un sérum antimanchas

Son muchos los ingredientes que puede incorporar un sérum para acabar con las manchas de forma definitiva y radical, y, de nuevo, tendrás que elegir unos u otros según tu problema, tu tipo de piel y la hora del día en que lo utilices, porque algunos reaccionan con la luz solar, y están indicados solo para uso nocturno.

Los ingredientes más comunes son:

  • Aclarantes o despigmentantes.

Como su propio nombre indica, aclaran la piel y uniforman el tono, gracias a su efecto sobre la producción y acumulación de melanocitos.

  • Exfoliantes. 

Ingredientes que van eliminando las capas de piel suavemente, estimulando la renovación celular y facilitando la aparición de piel nueva y libre de manchas.

  • Antioxidantes.

Fundamentales para prevenir la aparición de radicales libres que debilitan o/y destruyen la membrana celular, dejando a al piel indefensa frente al sol y otros agentes externos.

Sérum contra las manchas

  • Regeneradores. 

Imprescindibles para reactivar las funciones cutáneas deterioradas, estimular la renovación celular y garantizar que esta se lleva a cabo en las mejores condiciones para que nuestra nueva piel esté libre de manchas.

  • Antiinflamatorios.

Las reacciones inflamatorias, aunque sean a nivel celular, microscópico y no detectable a ojo, son la consecuencia de los ataques que la piel sufre, pero también son causa de muchos problemas, si no se atajan. Por suerte, muchos de los ingredientes que se utilizan para tratar la piel tienen efectos antiinflamatorios importantes.

  • Protectores.

Que no fotoprotectores. Pero una piel manchada es una piel dañada, y necesita protección frente a agresiones del exterior, para poder empezar a hacer su trabajo sin injerencias no deseadas.

  • Fotoprotectores. 

Son ingredientes que van reparando profundamente el daño solar y refuerzan la piel frente a las agresiones de los rayos UV. No protegen como lo hace una crema solar, por lo que esta será siempre necesaria, pero sí hacen un estupendo trabajo combinado con ellas: mientras la crema impide que la radiación alcance la piel, el sérum va sanándola desde dentro.

Con una combinación adecuada de este tipo de ingredientes, que variará en función de las necesidades de cada piel, el sérum irá deshaciendo el daño producido, estimulando y reactivando los procesos naturales de la piel, eliminando la piel deteriorada y facilitando la creación de piel nueva y sana.

Cuándo utilizar un sérum antimanchas

La respuesta no es muy difícil ni muy larga: cuando tengas manchas que solo puedan se consideradas como tales, es decir, señales oscuras o claras en la piel que no obedezcan a ninguna enfermedad concreta y tratable médicamente.

Están indicados para manchas por exceso o defecto de pigmentación. Cualquier mancha de origen desconocido o patológico (provocado por alguna enfermedad, infección, etc.) debe ser diagnosticada y tratada. Si, eliminada la causa, quedan manchas en la piel, entonces sí es el momento de quitarlas con un sérum.

Eliminar las manchas con un sérum no es un proceso inmediato, pero sí es muy seguro, da resultados permanentes si te cuidas (ya sabes: lo de la exposición al sol, sobre todo), dejará fantásticos beneficios colaterales en tu piel, que mejorará mucho en otros aspectos, y no te resultará caro. Recuerda que el sérum se utiliza en dosis muy pequeñas y cunde mucho.

¿Dudas? El médico o el dermatólogo te dirán si tus manchas obedecen a alguna patología o son simplemente una alteración de la pigmentación, que es cuando un sérum antimanchas está indicado y hará su mejor y más espectacular trabajo.

Si tienes piel atópica, algún tipo de dermatitis, acné, etc., encontrarás sueros adecuados para tratar cada una de esas condiciones (pieles sensibles, grasas, secas, con acné…), pero no son situaciones en las que lo adecuado sea un sérum antimanchas.

Las manchas: visión de conjunto

Manchas oscuras y sérum

Son muchos los tipos de manchas que pueden aparecer en nuestra piel y, más concretamente, en nuestro rostro, y muchas las posibles causas.

La mayoría de las veces, como ya hemos señalado, es un problema meramente estético, pero en algunas ocasiones las manchas deben ser tratadas por un profesional médico, así que es importante que saber un poco más sobre ellas.

Identificar la razón de las manchas en la piel puede ser difícil ya que existen más de 60 afecciones, enfermedades, virus, bacterias e infecciones que pueden provocarlas.

El lugar en que aparezcan, su aspecto, color, forma, volumen y evolución son pistas para determinar su posible causa, su importancia y su tratamiento.

Ante cualquier duda o preocupación, acude a tu médico, que hará un diagnóstico y te informará sobre su origen y los posibles tratamientos. Una mancha que no desaparezca en una semana debe ser revisada, así que no esperes.

El diagnóstico es importante porque hay varias afecciones de la piel cuyas manifestaciones son muy similares, y solo un profesional será capaz de hacer un diagnóstico diferencial.

Los tratamientos son muy numerosos, diferentes entre sí y, en ocasiones, opuestos, por lo que el diagnóstico es siempre necesario.

Vamos a echar un breve vistazo a diferentes tipos de manchas según su coloración, sus síntomas, causas, diagnóstico y tratamientos.

Manchas oscuras en la piel

Cuando aparecen manchas oscuras hablamos de hiperpigmentación cutánea, que ocurre cuando algunas zonas de la piel producen más melanina de lo normal. La melanina es el pigmento que da color a la piel, el pelo y los ojos.

Las manchas oscuras en la piel no suelen ser motivo de preocupación y, normalmente, no necesitan tratamiento, aunque muchas veces se eliminan por razones estéticas.

Síntomas

Las manchas oscuras son más comunes en la cara, los hombros, el dorso de las manos y el empeine de los pies, es decir, partes de la piel que están usualmente expuestas al sol, aunque pueden desarrollarse en cualquier parte del cuerpo.
Su coloración puede variar de marrón claro a marrón oscuro, casi negro, dependiendo del tono de la piel de la persona, el grado de exposición y otros factores. Suelen tener la misma textura que la piel, ser planas, no  dolorosas y variar de tamaño.

En personas con la piel más oscura este tipo de manchas tiende a desvanecerse en un período de 6 a 12 meses, aunque si son profundas pueden tardar años en hacerlo; en las pieles claras tienden a permanecer, sin tener más trascendencia.

Causas

El origen de este tipo de manchas puede ser muy diverso, como veremos.

  • Lunares y pecas. 

Son las manchas más comunes. Casi todos tenemos lunares, en mayor o menor cantidad, que se producen por una acumulación de melanocitos, dando lugar a una protuberancia regular, de tamaño muy variable, marrón oscuro; las pecas son una reacción de la piel al sol, cuando la melanina no se distribuye de forma uniforme, y son más frecuentes entre personas con la piel clara.

  • Daño solar.

Estas manchas, llamadas manchas solares, lentigos solares o manchas hepáticas, aparecen por la exposición excesiva y continuada al sol o a rayos UV de lámparas solares, en las partes del cuerpo más expuestas.

Normalmente se asocian a la edad, porque es cierto que, con el paso de los años, casi todos tendemos a tenerlas, pero pueden manifestarse en personas jóvenes de piel muy clara que hayan abusado del sol.

  • Cambios hormonales. 

Las manchas más conocidas de este tipo son los melasmas, que suelen aparecer en mujeres embarazas y desaparecen un tiempo después del parto. Se dan sobre todo en mujeres jóvenes, aunque pueden aparecer también en hombres.

Son pequeñas manchas planas y simétricas en mejillas, frente y labio superior, uniformes, de bordes difusos, sin costra, que son más comunes en personas con la piel más oscura.

También pueden estar asociadas a tratamientos hormonales, problemas de tiroides, etc.

Sérum antimanchas piel

  • Efectos secundarios de la medicación.

Ciertos medicamentos pueden aumentar la pigmentación de la piel y provocar manchas oscuras. Los culpables más comunes son los medicamentos antiinflamatorios no esteroideos (AINE), las tetraciclinas y algunos medicamentos psicotrópicos.

  • Inflamación.

Se pueden desarrollar manchas oscuras después de un episodio de inflamación cutánea, que puede deberse a causas muy diversas: eczema , psoriasis , lesiones en la piel y acné son las más comunes, pero no las únicas .

  • Cicatrización de una herida.

Las manchas oscuras pueden permanecer después de una picadura de insecto, quemadura o corte curado y pueden desvanecerse con el tiempo.

Es importante no dejar que dé el sol sobre ninguna cicatriz, al menos en un año. Si está en una zona muy expuesta, la solución pasa por cubrirla constantemente, con algún tipo de vendaje o bien con protector solar de 50 + mínimo. De no hacerlo, las posibilidades de que queden marcas en forma de mancha sobre la piel se incrementan mucho.

  • Irritación.

Algunos productos cosméticos y/o medicamentos tópicos pueden irritar la piel y provocar la formación de parches oscuros.

  • Diabetes.

La diabetes puede hacer que algunas áreas de la piel se oscurezcan, como ocurre con la acantosis nigricans, que causa piel oscura y aterciopelada, y manchas en las espinillas o la dermopatía diabética, que no debe confundirse con las manchas por la edad.

  • Ojeras.

Las ojeras en sí no son manchas, pero en algunas personas el párpado inferior tiende a oscurecerse. Si quieres tratarlo con un sérum, deberás usar uno específico para el contorno de ojos, que está formulado para esta zona tan delicada y cercana al ojo, aplicándolo, siempre, sobre la zona de los huesos orbitales, no en los párpados móviles. La piel de estos lo absorverá, y no tendrás irritaciones oculares.

Diagnóstico

Tu médico o dermatólogo puede examinar tu piel con una lámpara de luz negra (lámpara Wood), que le permitirá acceder a las capas profundas de esta y hacer un diagnóstico preciso de su estado.

A partir de ahí, podrá establecer la conveniencia de otras pruebas, si las considera necesarias.

Factores de riesgo y prevención

Pese a que cualquiera puede desarrollar manchas oscuras en la piel, ciertos factores parecen aumentar las posibilidades. Entre estos están:

  • La exposición al sol.
  • El embarazo.
  • Afecciones de la piel, como dermatitis de cualquier tipo, psoriasis, acné, etc.
  • Traumas o lesiones en la piel.
  • Medicamentos que aumentan la producción de melanina.
  • Tratamientos hormonales, como la píldora anticonceptiva.
  • Enfermedades del hígado.
  • Diabetes.

No siempre es posible prevenir la aparición de manchas oscuras en la piel, pero hay ciertas precauciones que sí se pueden tomar:

  • Usar protección solar a diario reduce drásticamente las posibilidades de que aparezcan manchas y es una garantía para tener una piel sana y joven durante más tiempo. Es necesario que tenga un SPF de 50 o más, y mejor que sea un producto independiente de la crema hidratante, ya que esta la aplicas por la mañana, y el protector debe ponerse varias veces al día.
  • No prescindas del protector solar en días nublados.
  • El uso de sombrero y gafas de sol también protegen la piel, sobre todo en pleno verano.
  • Ante cualquier alteración o afección cutáneas, consulta con tu médico, para evitar consecuencias a medio o largo plazo.
  • Consulta a tu médico si cualquier mancha aparece de repente, cambia de aspecto, color o tamaño, empieza a picarte o sangra.

Eliminar las manchas oscuras

Cuándo usar sérum antimanchas

Como ya hemos indicado, las manchas oscuras suelen ser de carácter benigno y no requieren tratamiento médico, pero el problema estético que suponen hace que muchas personas busquen soluciones de todo tipo.

El dermatólogo cuenta con diversos recursos y tratamientos, que van desde el láser a las cremas, para aclararlas o eliminarlas.

Los tratamientos, como veremos, aunque son más rápidos y radicales, son más caros, tienen más efectos secundarios. La mejor opción dependerá de la causa, el tamaño de la mancha oscura y el área del cuerpo a tratar.

  • Tratamiento láser.

Existen diferentes tipos de láser. El más común es el de luz pulsada intensa, que rompe la concentración de melanina en la piel, deshaciendo las manchas.

  • Microdermoabrasión.

Con esta técnica se eliminan las capas superiores de la piel, mediante un dispositivo que las «lija» y las desprende, estimulando la producción de colágeno y la aparición de nueva piel no manchada o con menos manchas. Es un sistema poco agradable y potencialmente doloroso.

  • Exfoliación o peeling químico.

Implica la aplicación de una solución química sobre la piel, que hace que esta se desprenda, dando lugar a piel nueva. Consigue la desaparición gradual de la mancha, pero es un procedimiento agresivo y puede ser doloroso.

  • Crioterapia.

O terapia de frío: consiste en aplicar nitrógeno líquido a los parches oscuros para congelarlos, lo que mata las células cutáneas. La nueva piel será más clara. Es un procedimiento totalmente seguro si lo realiza un profesional competente, es mínimamente invasiva y sin efectos secundarios.

Todos estos tratamientos deben ser aplicados por personal competente, para obtener los resultados buscados, ya que un uso inadecuado o no profesional puede empeorar la situación, provocando más manchas, heridas, cicatrices, etc.

  • Cremas aclarantes con receta médica. 

Realizan un trabajo gradual y tardan meses en dar frutos, pero son seguras. Su principio activo es la hidroquinona, que inhibe la producción de melanina.

Deben utilizarse con supervisión facultativa y hay precauciones a tomar mientras se aplican:

        • Realizar una prueba para constatar que no hay reacciones adversas en 24 horas. Si aparecen, hay que suspender el tratamiento de forma inmediata.
        • No puede dar el sol en la piel mientras se utiliza.
        • Hay que ponerla sobre las manchas, nunca en zonas extensas de piel.
        • Conocer qué interacciones puede tener con otros productos para la piel, desde medicamentos a cosméticos.

Resiste la tentación de usar este producto por tu cuenta.

  • Cremas y sueros aclarantes sin receta. 

Estos productos funcionan muy bien a largo plazo. La ventaja es que son muy seguros y los resultados, permanentes.

En muchas ocasiones utilizan ingredientes como el retinol, alfahidroxiácidos, etc. que aceleran la renovación celular de la piel mediante un suave pero constante proceso de exfoliación.

También pueden contener niacinamida (vitamina B 3), extracto de regaliz u otras plantas, soja, etc.

Son productos que deben utilizarse de noche, para evitar reacciones adversas con el sol, ya que unos son fotosensibles (se alteran o degradan con el sol) y otros fotosensibilizadores (provocan reacciones adversas de la piel).

Comprueba que no te producen irritación ni otras reacciones indeseadas.

Beneficios sérum antimanchas

  • Cosméticos. 

No eliminan las manchas, pero las cubren. Hoy en día tienes acceso a un sinfín de productos de alta calidad que disimulan las manchas perfectamente, y pueden ser una solución si no quieres remedios más drásticos o si las manchas son temporales, como en el embarazo.

Precauciones

Encontrarás mucha información sobre remedios caseros como el limón o el vinagre: ten cuidado, porque su uso como aclarantes no está avalado por ninguna prueba consistente y, sin embargo, pueden producir fotosensibilidad, empeorar las manchas, extenderlas, etc.

Tampoco el mercurio, altamente tóxico, ni los esteroides, con muchos efectos secundarios cuando no están supervisados y se abusa de ellos, son soluciones para pieles con manchas.

Manchas claras en la piel

Las decoloraciones de la piel son bastante frecuentes, especialmente en las partes del cuerpo más expuestas al sol, pero cuando aparecen, muchas personas se alarman y se preguntan de dónde salen y qué pueden significar.

En general no son una razón para preocuparse, pero es importante saber a qué se deben y qué se puede hacer con ellas.

Síntomas, causas y tratamientos

Este tipo de manchas aparece, sobre todo, por las siguientes causas:

  • Milia.

No es más que queratina (la proteína que constituye la capa más exterior de la epidermis) atrapada bajo la piel, lo que provoca la formación de diminutos quistes blanquecinos. Se da, sobre todo, en bebés y niños, aunque puede aparecer en adultos.

A este tipo de manchas se le llama milia primaria.

Este tipo de manchas puede tener otros orígenes, como quemaduras, daño solar, contacto con algún agente tóxico, o ácido (como los usados en algunos procedimientos estéticos), e incluso con algún tratamiento tópico, como los corticoides.

Aparecen, como hemos dicho, en zonas expuestas al sol, sobre todo, el rostro.

No es dolorosa, no pica y suele desaparece en poco tiempo. Si no lo hace, el médico puede resolverlo con varias herramientas a su disposición.

  • Pitiriasis alba.

Es un tipo de eczema que se manifiesta por parches redondos de tamaño variable (entre 0,5 y 6 mm de media), escamoso y blanquecino, ya que hay un falta de pigmentación en esa zona (hipopigmentación).

Afecta a un 5 % de niños y adolescentes: después de la adolescencia desaparece prácticamente en todos los casos, y es raro verla en adultos.

La causa de esta afección se ignora, aunque suele darse en un contexto de dermatitis atópica, y muchas veces pasa desapercibida hasta que el resto de la piel se pone morena, en verano. Suele desaparecer sin más, pese a que las manchas decoloradas pueden persistir hasta 3 años.

El tratamiento suele ser una crema hidratante o un corticoide tópico suave, como la hidrocortisona, cuando hay picor o enrojecimiento.

  • Vitiligo.

Es un trastorno de la piel que provoca la aparición de parches decolorados en cualquier parte del cuerpo.

Cuando aparecen suelen ser pequeños, y van creciendo, pudiendo llegar, a veces, a cubrir un gran porcentaje de la superficie del cuerpo, aunque no siempre es así.

Si bien puede presentarse en cualquier época de la vida, normalmente se manifiesta en la edad adulta (de los 20 años en adelante), y es una condición con un importante componente hereditario, de forma que los antecedentes incrementan las probabilidades de sufrirlo.

Los tratamientos son muy personalizados, dependiendo de las características de cada caso, y abarcan desde medicamentos orales a luz ultravioleta, e incluso injertos de piel, en los casos más severos.

  • Pitiriasis versicolor.

Conocida también como tiña versicolor, es un trastorno de la piel causado por un hongo que da lugar a la aparición de manchas que pueden ser muy secas, hasta escamosas, y presentar diferentes colores, desde el blanco al marrón o el rosa, dependiendo del color de piel de quien la padezca. Suele aparecer en el tronco, los brazos, el cuello y la cara, como marcas redondas que llegan a superponerse y ocupar amplias zonas de la piel.

Puede darse en cualquier persona, pero tiene una incidencia mayor en zonas de clima húmedo, y en personas con piel grasa o problemas de autoinmunidad, ya sean estos intrínsecos o causados por algún tratamiento médico.

Es cierto que lo de tiña suena horrible, pero no es más que una sobreinfección por hongos, molesta, antiestética, difícil de erradicar, pero sin más implicaciones para la salud, y que, desde luego, no tiene que ver con la higiene, sino con circunstancias muy variadas, que comprenden incluso un exceso de limpieza que lleva al desequilibrio y la desprotección del manto hidrolipídico.

Los medicamentos antimicóticos son la principal línea de defensa, en formato de cremas, jabones, champús o pastillas antifúngicas. Es necesario un tratamiento prolongado y constante, pero desaparece, aunque las manchas pueden permanecer un tiempo sobre la piel.

Sérum para manchas claras

  • Hipomelanosis guttata idiopática (manchas solares).

Son manchas blancas que aparecen por una exposición continuada a los rayos UV a cualquier edad y en cualquier parte del cuerpo.

No son muy grandes (no más de 5 milímetros); son redondas y sin relieve; las pieles más claras tienden más a producirlas; en las mujeres aparecen antes que en los hombres, posiblemente porque suelen exponerse mucho más al sol.

El uso de protector solar frenará su aparición y el empeoramiento de las que ya existan.

Existen muchos tratamientos que pueden reducir las manchas blancas y ayudar a recuperar el color normal de la piel, desde cremas con cortisonas a exfoliantes que intensifiquen la renovación celular y la creación de melanina.

Pese a que las manchas blancas en la piel no deben ser motivo de preocupación, siempre es aconsejable consultar un profesional para obtener un diagnóstico preciso, especialmente cuando se extienden o el tratamiento no produce resultados al cabo de un par de semanas. Con una intervención temprana es posible atajar el problema y recuperar el color natural de la piel.

Evidentemente, en la piel pueden aparecer manchas de todo tipo y color, desde el rosa al amarillo, pasando por el parduzco e incluso el azul.

Ante una mancha extraña lo mejor, siempre, es consultar con un profesional de la salud.

Toda afección cutánea es el potencial origen de una mancha, pero es imprescindible tratar primero la causa y, después, si quedan vestigios, eliminar las manchas que puedan quedar, o esperar, ya que muchas se resuelven por sí mismas.

Conclusiones

  • El sérum antimanchas es una excelente solución para mejorar la piel, sin correr ningún tipo de peligro ni tener que temer a los efectos secundarios.
  • Comprueba que tu sérum no es incompatible con la exposición solar: ante la duda, úsalo solo por la noche, y deja para el día uno más suave, que favorezca y apoye el trabajo del nocturno sin riesgos.
  • Cualquier producto que utilices será inútil si no cuidas tu piel, poniendo especial atención al sol (insistimos en el SPF 50+, porque los inferiores no hacen bien su trabajo como pantalla).
  • Sé paciente, no te fíes de promesas milagrosas ni intentes acelerar los procesos abusando de tu sérum. Los resultados no van a gustarte.
  • Si un sérum te produce irritación u otra reacción adversa, cambia de fórmula. Por muy antimanchas que sea un sérum no debe, en ningún caso, dañarte o molestarte.
  • Los tratamientos muy agresivos y/o frecuentes pueden producir manchas en la piel: desde un exceso de higiene, que se cargue las defensas naturales, hasta mascarillas o exfoliantes muy continuados.
  • Hay ingredientes que, a dosis adecuadas, son seguros a la exposición al sol o la luz, pero acumulados dejan de ser seguros. Si utilizas varios cosméticos que los contengan, la suma de estos ingredientes en ellos puede superar los niveles de seguridad. Es un problema del que no suelen advertir las firmas cosméticas, pero que es real y hay que tener en cuenta.
  • Asegúrate de que no hay ninguna otra causa para tus manchas, porque, de no eliminarla, no conseguirás acabar con ellas.
  • Las manchas que no son oscuras ni claras (las hay de todos los colores, desde rosas o rojas a azules, pasando por amarillas) suelen obedecer a patologías puntuales o crónicas de la piel, y no debes intentar suprimirlas sin consultar con un dermatólogo o tu médico de cabecera. Cuando la enfermedad o infección que las cause esté curada, será el momento de acabar con las manchas que puedan haber quedado, que serán, casi siempre, un problema de hiper o hipopigmentación, dando lugar a máculas demasiado oscuras o claras. Esa será la ocasión ideal para recurrir a un sérum antimanchas.
  • Si tienes dudas o preocupación por cualquier anormalidad en tu piel, consulta con el médico.
  • Recuerda que cuanto antes pongas solución, más fácil será y menos tiempo tardarás en volver a la normalidad.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *