Si te preocupa tu mirada y no terminas de dar con el producto más adecuado para eliminar el maquillaje en esta zona tan delicada, no te preocupes. Aquí te explicamos cómo hacer un desmaquillante de ojos casero para que puedas elaborarlo tú misma.

Los ojos son muy delicados. Se irritan y enrojecen con facilidad cuando algo penetra en un interior, ya sea una sustancia irritante o un cuerpo extraño.

Por eso, es muy importante cuidarlos con mucho mimo y desmaquillarte a diario antes de irte a dormir.

No te pierdas: Los mejores desmaquillantes que he probado

No valen las excusas o el no me apetece. La salud de tus ojos está en juego y una buena rutina de cuidados de su contorno marca la diferencia entre una mirada cansada y visiblemente envejecida y otra más radiante y revitalizada.

Si aún no has dado con el producto más adecuado o no te terminan de convencer las fórmulas que puedes encontrar a la venta, te aconsejamos que tomes notas de estas recetas para poder elaborar tu propio desmaquillante de ojos casero.

La importancia de desmaquillar los ojos

La piel del contorno de los ojos es más fina y delicada que la del resto de la cara. Tiene menos glándulas sebáceas y fibras de colágeno y elastina por lo que es más propensa a deshidratarse y a romperse, acelerándose su envejecimiento.

Además, si no desmaquillas esta zona cada noche, los restos de maquillaje pueden entrar dentro del globo ocular provocando irritación, enrojecimiento y lo que es peor, causando otro tipo de problemas como una infección o la conjuntivitis.

¿Sabes si limpiar y desmaquillar es lo mismo? Te lo contamos.

Usar un desmaquillante elimina toda la suciedad, las impurezas y los restos de maquillaje que se ha acumulado en la zona.

Así la piel podrá llevar a cabo su renovación nocturna como es debido y ninguna sustancia entrará en el ojo. Al día siguiente, amanecerás con una mirada más descansada y luminosa.

¿Qué hay que tener en cuenta a la hora de elaborar el desmaquillante?

Son muchos los aspectos que deberías tener en cuenta a la hora de eliminar un desmaquillante de ojos casero. Aquí te contamos cuáles son los que consideramos más importantes.

Tipo de piel

Es uno de los aspecto más importantes. Antes de elaborar el producto, debes tener en cuenta cómo es tu tipo de piel y cuáles son sus necesidades.

Si tienes los ojos sensibles, evita las sustancias irritantes que puedan dañar la zona o provocar irritación en el interior del ojo.

Si tienes la piel muy seca, es importante que elabores un producto que aparte de desmaquillar, también te aporte la hidratación necesaria para mantener los niveles de humedad óptimos.

Textura

También te aconsejamos que tengas cuenta la textura. Si la prefieres más ligera, los desmaquillantes bifásicos, las lociones o el agua micelar serán las mejores opciones; mientras que si prefieres un producto más emoliente, es mejor que escojas una crema o una leche desmaquilladora.

Ingredientes

Si el tipo de piel es importante, los ingredientes lo son aún más. Una de las ventajas de elaborar tu propio desmaquillante de ojos es que puedes elegir los ingredientes que mejor encajen con tu tipo de piel.

Además, así te aseguras de que sean naturales y que el producto con contenga sustancias irritantes ni tóxicas para la salud y la piel.

Descubre si el aceite de coco es una buena opción para retirar el maquillaje.

¿Cómo se usa el desmaquillante de ojos?

Depende de la textura. Si optas por un producto bifásico de textura acuosa es mejor que lo apliques con la ayuda de un disco de algodón.

Procura dejar el algodón unos segundos sobre el párpado y las pestañas para que se reblandezca mejor y se retire más fácilmente.

Si eliges un aceite desmaquillante o una textura cremosa, lo puedes aplicar con la yema de los dedos con un ligero masaje.

Eso sí, procura no frotar demasiado porque podrías romper las fibras de tejido y arrancar las pestañas. Es fundamental que lo hagas con suavidad.

Si quieres, para finalizar, puedes usar un agua micelar para eliminar los posibles restos que hayan quedado y tonificar la zona.

¿Cómo hacer un desmaquillaje de ojos casero?

A continuación, te mostramos algunas recetas para que puedas escoger la que mejor se adapte a las necesidades de tu piel y a tus gustos.

Desmaquillante bifásico

aceite tratamiento

Ingredientes

  • 80 ml de agua desmineralizada
  • 60 ml de aceite de almendras dulces
  • 60 ml de aceite de ricino
  • 2 gotas de vitamina E

Elaboración

Primero, limpia y desinfecta muy bien un recipiente. Añade el agua desmineralizada y, a continuación, el aceite de almendras dulces y el de ricino. Después, mezcla con la vitamina E que, además de tener propiedades antioxidantes, también actúa como un conservante.

Lo puedes conservar en un envase de cristal o de plástico. Procura que tenga un dosificador que te permita extraer la cantidad justa. Al tener una textura muy ligera, es mejor que lo apliques con un disco de algodón.

Desmaquillador para ojos sensibles

aceite oliva

Ingredientes

  • Aceite de oliva
  • Manzanilla

Elaboración

En primer lugar, elabora una infusión de manzanilla y deja reposar. Cuando se haya enfriado, añade el aceite de oliva y remueve hasta que se mezclen bien todos los ingredientes.

En este caso, también te aconsejamos que lo apliques con un disco de algodón porque te resultará más fácil.

Esta receta está especialmente recomendada si tienes los ojos sensibles. La manzanilla tiene una acción antiséptica, antiinflamatoria y calmante;y el aceite de oliva hidrata y nutre en profundidad.

Aquí tienes más información sobre cómo desmaquillar el rostro correctamente.

La mejor alternativa: Agua Micelar de Nezeni Cosmetics

Si no te apetece hacer el desmaquillante o no tienes tiempo, no te preocupes. Hoy en día, existen productos naturales y respetuosos con la piel como el agua micelar de Nezeni Cosmetics.

Este agua micelar todo en 1 está elaborado con pocos ingredientes, pero naturales, de calidad y en altas concentraciones. Está enriquecido con micelas, un grupo de moléculas que atraen la suciedad y las impurezas como un imán.

También contiene extracto de aloe vera, manzana, jengibre y avena.

Limpia, desmaquilla, hidrata, tonifica y calma. Además, su fórmula es baja en conservantes, por eso tiene una caducidad máxima de 2 años incluso si el envase permanece cerrado.

Está libre de sustancias irritantes y tóxicas que puedan dañar la piel o el organismo. Esto evita el efecto combinado de los cosméticos que puede afectar a la salud a la larga, sobre todo a nivel reproductivo.

Y su envase es muy cómodo. Tiene un formato en spray que permite una aplicación más sencilla. Se puede usar también como agua termal pulverizando sobre el rostro cuando lo notes más seco o tirante.

Así que si aún no sabes muy bien cómo hacer un desmaquillante de ojos casero o simplemente no te apetece, el agua micelar de Nezeni Cosmetics es una de las mejores alternativas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *