Mejores sérums con vitamina C

Sin categoría

La vitamina C es un ingrediente que, teóricamente, mejorará cualquier sérum.

Basta con dar un breve repaso a sus principales características:

  • Es un potentísimo antioxidante, lo que significa que protegerá a las células tanto de la oxidación cotidiana como del estrés oxidativo: el exceso de oxidación cuando nuestro sistema se ve saturado por demasiados radicales libres, normalmente presentes en el ambiente a causa de las radiaciones solares, la contaminación, el tabaco, las calefacciones y aires acondicionados, etc.
  • Pero es que, además, combinado con otros antioxidantes, multiplicará el resultado de la mezcla, haciéndola más efectiva de lo que sería la simple suma de sus ingredientes.
  • Interviene en la síntesis del colágeno, mejorando su producción natural, tanto en cantidad como en calidad. ¿Resultado? Una piel más densa y rellena, más resistente y flexible, en la que las arrugas finas desaparecen y las marcas de expresión se difuminan.
  • Inhibe la producción de melanina y también mejora las defensas cutáneas frente al sol, con lo que evita que salgan manchas, aclara las existentes y crea ese efecto del que todos hablan cuando se trata de la vitamina C: ilumina el rostro.
  • Es antiinflamatoria, incrementa el funcionamiento del sistema autoinmune y limpia la piel.
  • Tiene un suave pero firme efecto exfoliante, lo que contribuye a la renovación celular cutánea (piel más joven, más limpia, más clara y más luminosa).
  • Mejora casi cualquier sérum al que se añada.

Te presentamos nuestra selección. Es posible que eches de menos algunos sérum muy conocidos y afamados, pero apostamos por productos con ingredientes naturales, si no al 100 %, sí con un porcentaje elevado de estos.

 

Sérum con Vitamina C de Nezeni Cosmetics

Sérum con Vitamina C de Nezeni Cosmetics

Comprobar precio

INCI completo: Aqua, Propanediol, Glycerin, Aloe Barbadensis Leaf Juice, Ascorbyl Glucoside, Hydrogenated Ethylhexyl Olivate, Tromethamine, Sodium Hyaluronate, Biosaccharide Gum-1, Trisodium Ethylenediamine Disuccinate, Acacia Senegal Gum, Xanthan Gum, Lecithin, Caprylyl Glycol, Ethylhexylglycerin, Hydrogenated Olive Oil Unsaponifiables, Sodium Carrageenan, 1,2-Hexanediol, Potassium Sorbate, Sodium Benzoate, Sea Salt, Parfum, PEG-40 Hydrogenated Castor Oil, Sodium Acrylates Copolymer, Phenoxyethanol.

Nuevo en el mercado y ya está arrasando este sérum de vitamina C. Llegar y pegar. Nos parece, con diferencia, el mejor. 

Nezeni, fiel a su filosofía, nos ofrece un suero con contados ingredientes activos, muy bien seleccionados para hacer verdad, una vez más, el dicho de que «menos es más».

La lista de ingredientes es larga porque hay que detallarlos todos, y este sérum tiene, en proporciones ínfimas, excipientes necesarios para que pueda conservarse durante un tiempo prudencial. Tan es así que, pasados dos años caduca, lo abras y utilices o no. Es una pequeña desventaja de un producto hecho con activos naturales y excipientes también de origen natural. O una garantía, depende de cómo se quiera entender.

Todos y cada uno están elegidos para maximizar los resultados y por sus propiedades para cuidar y tratar la piel.

Destacamos entre sus componentes:

El aloe vera, que se suma a los ingredientes base (agua, propranediol, glicerina) aportando a este sérum todos sus beneficios: es un gran humectante, un antiinflamatorio de primer orden, cura, cicatriza y regenera la piel a la vez que la calma y refresca.

Es muy seguro, no suele producir alergias, limpia, desinfecta a la vez que incrementa el colágeno y la elastina, es rico en vitaminas y penetra fácil y rápidamente en la piel. Todo un acierto, en nuestra opinión.

Vitamina C, en su forma más estable y potente. Es la protagonista de este sérum y lo demuestran colocándola en el primer lugar después de las sustancias base.

Sería más fácil y breve enumerar las cosas que la vitamina C no hace por la piel.

Es uno de los grandes antioxidantes y un protector único frente al daño y la oxidación originados por las radiaciones solares UVA y UVB; facilita, estimula y recupera la producción de colágeno; actúa como un suave pero constante exfoliante, limpiando la epidermis en profundidad; devuelve luminosidad al rostro, una frase muy utilizada y manida pero que es literalmente cierta en este caso, así que viene al pelo; facilita y estimula la renovación celular y la desaparición de marcas y manchas en la piel; es antiinflamatoria, así que cuida las pieles delicadas; es uno de los mejores tratamientos para el acné, porque desinfecta y limpia los poros a la vez que regula la producción de sebo.

El único inconveniente de esta vitamina es su inestabilidad, su propensión a oxidarse rápidamente al contacto con la luz o el aire y su necesidad de una fórmula con un rango de pH muy preciso y estabilizadores que puedan darle algo más de vida útil, pero el derivado aquí utilizado (ascorbil glucósido) consigue soslayar todos esos problemas sin perder ni un ápice de efectividad.

El ácido hialurónico y un precursor de este con una mayor y más rápida capacidad de acción suman hidratación real e incrementan las características antioxidantes y exfoliantes (siempre muy, muy suavemente) de este sérum.

Remata este equipo ganador el Fucogel (Biosaccharide Gum-1), un humectante que mejora la experiencia de la piel, suavizándola y haciendo este sérum más cómodo. Crea una película que capta y retiene la humedad sin obstruir los poros.

Nos encanta que hayan añadido también aceite de oliva hidrogenado, un emoliente que se comporta como las siliconas, dando elasticidad y una suavidad inigualable a la piel, sin ninguno de los inconvenientes de estas.

En resumen, un sérum muy completo, fluido (pero no excesivamente) y fácil de aplicar, que la piel absorbe sin problemas y agradece desde el primer contacto, aunque para notar cambios verdaderamente importantes tendrás que esperar un par de semanas. Valdrá la pena.

Tiene un cierto olor a manzanas que se desvanece apenas aplicado.

En un mes no podrás creer los cambios de tu piel; arrugas que se suavizan, manchas que van desapareciendo, un cutis que se rellena, se hace jugoso y fresco, sin marcas y en la que dejan de aparecer granitos y otros visitantes incómodos.

Acaban de estrenar este sérum y ya es un éxito de ventas.

¡Ah! Como todos sus productos, es no comedogénico, hipoalergénico y está testado dermatológicamente. Nezeni se toma muy en serio la calidad y seguridad de sus cosméticos.

El envase de metacrilato opaco y con un aplicador airless garantiza el aislamiento y la conservación del suero en las mejores condiciones.

Puedes adquirirlo tanto en la página de Nezeni como en Amazon, por un precio superior. Si te gusta la rapidez del servicio de Amazon, te encantará también la de Nezeni (y su servicio de atención al cliente), y te saldrá más barato. No lo encontrarás en comercios de ningún tipo (eliminar intermediarios permite a esta marca producir calidad a precios muy competitivos).

Serum Bio Vitamina C de Satin Naturel

Satin Naturel suero vitamina C

 

Comprobar precio

INCI completo: Aloe Barbadensis (Aloe Vera) Leaf Juice*, Sodium Ascorbyl Phosphate (Vitamin C), Glycerin, Acetyl Glucosamine, Ascorbic Acid (Vitamin C), Sodium Hyaluronate (Hyaluronic Acid), Tocopherol (Vitamin E), Rosa Damascena (Damask Rose) Flower Oil, Sodium PCA, Cucumis Sativus (Cucumber) Extract*, Panthenol, Vitis Vinifera (Grape) Leaf Extract, Ferulic Acid, Sodium Stearoyl Glutamate, Ethylhexylglycerin, Sodium Benzoate, Arginine, Aqua, Citrus Aurantium Dulcis (Sweet Orange) Oil, Cymbopogon Flexuosus (Lemongrass) Oil, Limonene**, Citral**, Geraniol**
(*certificación orgánica **componente de aceite natural).

Esta marca alemana presume de productos 100 % naturales, veganos y orgánicos.

Desde luego, en cuestión de ingredientes no podemos ponerle una pega.

Jugo de aloe vera: consideramos un acierto usarlo como base, en vez del agua. El gel de aloe vera es biocompatible y penetra fácil y rápidamente en la piel, llevando todos sus beneficios y los de los demás ingredientes.

Es antiinflamatorio, humectante y regenerador.

25 % de vitamina C, sumando el ascorbil fosfato de sodio, y el ácido ascórbico.  El primero tiene menor capacidad de penetración que el ácido ascórbico, pero es mucho más estable, estabilidad que compensa su menor potencia como antioxidante y estimulante del colágeno. Sin embargo, es perfecto para tratar el acné (de hecho es la presentación mejor para el tratamiento del acné y los poros infectados).

Hialuronato de sodio (ácido hialurónico), un superhidratante que rellena las líneas de expresión, mejora la piel y hace una pareja ideal con la vitamina C a la hora de tonificar y rejuvenecer el cutis.

Tocoferol (vitamina E)ácido ferúlico, un par de antioxidantes que estabilizan el ácido ascórbico y realizan una magnífica sinergia con este, multiplicando el efecto antioxidante y fotoprotector del suero.

Nos gusta mucho que en vez de gotero se administre mediante un dosificador de bombeo, que mantiene el producto aislado de la luz y el aire.

¿Qué echamos de menos? Más claridad en el INCI: no queda claro cuánta proporción de cada tipo de vitamina C contiene el suero, y sabemos que el ácido ascórbico en una proporción por debajo del 8 % no sirve para nada. Tampoco sabemos cúanto tocoferol y ácido ferúlico contiene la fórmula, es decir, si tiene suficiente cantidad como para ser realmente útil.

¿Qué nos sobra? Al final del INCI aparecen tres fragancias (limonene, citral y geraniol), que, aunque son de origen natural, pueden resultar irritantes, alergénicas y provocar oxidación. Creemos que sobran, y más en un suero. Para mayor disgusto con esta fórmula, contiene aceite esencial de naranja dulce, que está compuesto hasta en un 97 % de limonene: más irritantes y potenciales alérgenos.

El fabricante recomienda su uso nocturno, para evitar interacciones indeseadas con la luz solar.

En general tiene muy buena acogida: cunde mucho, resulta fresco, se absorbe fácilmente, no deja residuos y mejora la piel y las sensaciones de esta en poco tiempo, pero hay quienes han tenido reacciones alérgicas e irritaciones, posiblemente causadas por el exceso de fragancias (que, es cierto, le dan un buen olor… ¡qué menos!).

Un detalle que le añade valor, según los usuarios: el dosificador tiene tapa propia.

Es no comedogénico y tenemos que suponer que tiene el pH adecuado para soportar bien el ácido ascórbico (contiene también benzoato de sodio de origen natural, que necesita de un pH ácido para ser efectivo y que, en formulaciones cosméticas, está probado como un ingrediente seguro).

Sérum con Vitamina C y Ácido Hialurónico de Yael Beauté

Yael Beauté sérum vitamina C

 

Consultar precio

INCI completo: Aqua (Water), propanediol, sodium ascorbyl phosphate, sodium hyaluronate, sodium benzoate, potassium sorbate, citric acid (pH: 5.0-5.5). 

Este suero se publicita como el único sérum con un 99 % de ingredientes naturales. ¿La verdad? Es una publicidad que nos resulta de lo más confusa.

Si repasamos los ingredientes del INCI, no está claro a cuáles pertenece el 1 % que, en teoría, no es natural. Tenemos que deducir que se trata del potassium sorbate, un conservante que no debe aparecer en una proporción superior al 0,6 % por ley. Sigue, pues, faltándonos algo.

Lo hemos seleccionado porque tiene un INCI breve, con ingredientes naturales (aunque le falte el misterioso 1% 😉), especifica el pH del producto, todo un detalle tratándose de un compuesto con vitamina C, tiene buen precio y una excelente aceptación entre sus usuarios.

¿Qué destacamos de su composición?

Después del agua, el principal ingrediente, justo anterior a la vitamina C, es el propanediol, un humectante de origen natural, polivalente, que puede usarse para mejorar la hidratación de la piel, o como solvente, aunque también mejora la sensación de los preparados en la piel y reduce la inflamación y la irritación.

Por supuesto, la vitamina C en forma de fosfato de ascorbilo de sodio, una sal derivada de la vitamina C (ácido ascórbico o L-ascórbico) que se convierte en ácido ascórbico en la piel, pero en el proceso de conversión pierde potencia y efectividad, aunque es más estable que el primero. Mantiene sus propiedades antioxidantes, regeneradoras, fotoprotectoras y revitalizadoras y ofrece muy buenos resultados en pH menos ácidos que los requeridos por el ácido ascórbico, con lo que el pH entre 5 y 5.5 le va muy bien. Al ser el tercer ingrediente debemos suponer que aparece en cantidad suficiente y potente.

Seguido por el ácido hialurónico en formato también de sal: hialuronato sódico. 

La mezcla de estos dos ingredientes hacen de este sérum un producto altamente hidratante, con una gran capacidad de proteger y regenerar la piel, además de aclarar las manchas y darle al rostro un aspecto juvenil, luminoso y descansado. Se aplica con facilidad y se absorbe muy bien.

¿Un consejo? Empieza utilizándolo en noches alternas, luego todas las noches y después, si quieres, dos veces al día (mañana y noche), porque algunas personas han acusado la alta concentración de principios activos, y es bueno darle a la piel la oportunidad de ir adaptándose.

Es perfecto para todo tipo de pieles, incluso para pieles secas y sensibles, pero haz una prueba en una parte de tu rostro antes de utilizarlo, si es tu caso.

Nos gusta en frasco de cristal y que el sérum sea transparente, pero, como hemos dicho, preferimos un administrador de bombeo, para exponer la vitamina C lo menos posible al exterior y evitar que se deteriore, aunque como fosfato de ascorbilo de sodio sea mucho más estable y menos sensible a los cambios; también porque es mucho más higiénico que un gotero que toca nuestro rostro y/o manos.

No contiene parabenos, colorantes ni conservantes artificiales. 

Solemos decir, porque es cierto, que nos gustan las fórmulas con pocos ingredientes, pero quizá aquí habría espacio para algún otro, que potenciara más los efectos del sérum. Por otro lado, si la receta funciona y el público está satisfecho, ¿por qué meternos en camisa de once varas?

Sérum con Vitamina C 20% de Maritime NaturalsMaritime Naturals sérum vitamina C 20 % 

Comprobar precio 

Inci completo: Aqua (Deionized Water), Sodium Ascorbyl Phosphate (Vitamine C), Hamamelis Virginiana Water (Witch Hazel), Cassia Angustifolia Seed Polysaccharide (Plant Based Hyaluronic Acid), Dimethyl Sulfone (MSM), Tocopheryl Acetate (Vitamine E), Aloe Barbadensis Leaf Extract (Organic Aloe), Ferulic Acid, Glycerin (Kosher Vegetable), Simondsia Chinensis Oil (Organic Jojoba), Centella Asiatica Extract (Organic Gotu Kola), Equisetum Arvense Extract (Horsetail), Taraxacum Officinale Extract (Dandelion), Geranium Maculatum Extract (Wild geranium), Arginine, Acrylates/c10-30 alkyl acrylates Crosspolymer, Phenoxyethanol, Ethylhexyglycerin, Citrus Sinensis Dulcis (Sweet Orange) Peel Oil.

Se agradece que el segundo ingrediente sea la vitamina C, un 20 %, en forma de fosfato de ascorbilo de sodio, del que hemos hablado en el sérum anterior. Como hemos comentado, esta presentación de la vitamina C pierde potencia y efectividad, así que no será tan radical como el ácido ascórbico al 20 %. Tenlo en cuenta. 

Dos puestos más abajo encontramos ácido hialurónico hecho a partir de la planta Cassia Angustifolia. Ya hemos dicho todo sobre el AH: superhidratante, antioxidante y regenerador. El límite legal de concentración de AH es del 2 %, lo que significa que el resto de ingredientes están en una proporción igual o menor (en realidad, en pocos cosméticos encontrarás AH en una proporción superior al 1 %).

De estos destacamos la dimetisulfona (MSM), un mineral que afecta a la producción de colágeno y restaura la piel, manteniéndola suave y joven, a la vez que mejora la absorción del sérum. Ignoramos en qué cantidad está este ingrediente y el resto del los que aparecen en el INCI, que no puede ser muy significativa: el MSM debería aparecer en un rango de entre el 2 y el 12 %: como seguramente no llegue al 2 %, dudamos de su efectividad real.

Lo que nos lleva al principal problema que plantea este sérum: muchos ingredientes en cantidades insignificantes.

Posiblemente esto explique por qué hay gente que lo adora, por los resultados en la piel (luminosidad, relax, mejor aspecto, desaparición de ojeras, etc.), y otros que lo consideran del todo inútil. Seguramente estas opiniones tan opuestas sean el producto de las expectativas de cada uno y del estado de cada piel.

Es un producto líquido, fácil de aplicar, que puede resultar tensor en exceso al principio: pruébalo, y si te parece muy fuerte empieza a usarlo de forma escalonada. Nos gusta su aplicador. 

Si lo utilizas durante el día, no olvides ponerte una hidratante después del sérum y un protector solar sobre esta. Es una recomendación del fabricante, así que no la dejes caer en saco roto.

Otra marca que quiere apuntarse el tanto de «cruelty free». No es serio, francamente.

No es fácil encontrar sérums con vitamina C que cumplan unos requisitos mínimos a la hora de presentar una fórmula cuyos ingredientes tengan presencia suficiente como para ser efectivos, y no solo un listado de pretensiones.

Pero si además incluyen cosas como el Phenoxyethanol…

El Phenoxyethanol es uno de esos ingredientes que no puede estar en una concentración superior al 1 %… pero que se acumula, así que asegúrate de no utilizar otro cosmético con ese ingrediente a la vez, si no quieres sumar tóxicos sobre o en tu piel (recuerda que el sérum penetra, y lo que es su gran ventaja, puede ser su Talón de Aquiles cuando se trata de ingredientes sospechosos).

No nos gusta la elección de este ingrediente, la verdad: es irritante, alergénico, potencialmente neuro e inmunotóxico (lo avalan varios estudios) y la mayoría de los certificadores de productos naturales lo prohíben.

Sérum con Vitamina C de OzNaturals 

Oznaturals sérum de vitamina C

Consultar precio

INCI completo: Aqua, Glycerin, 1,3 Propanediol, Sodium Ascorbyl Phosphate, Hamamelis Virginiana Extract, Algae Extract, Chamomilla Reutita Sodium Hyaluronate, Haematococcus Pluvialis Extract, Bixa Orellana Seed Extract, Rosa Canina Fruit Extract, Camellia sinensis Leaf Extract, DL Alpha Tocopherol, Phenylpropanol, Capryliyl Glycol, P Anisic Acid, Polyglyceryl 10 Laurate, Xanthan Gum, Citric Acid. 

Los principales ingredientes de este sérum ya los hemos mencionado, junto con sus propiedades, en los productos anteriores. Son todos de origen natural.

Este sérum incorpora algunos ingredientes interesantes, como el extracto de algas que aporta vitaminas y minerales, ácidos grasos y oligoelementos; el extracto de Haematococcus Pluvialis (otro tipo de alga), que, además, es un potente antioxidante cuyas propiedades se ven intensificadas por la vitamina C, con la que encuentra una especial sinergia, ya que este extracto también retrasa el envejecimiento, estimula la renovación cutánea, protege del sol, e hidrata, sin olvidar su aporte de vitaminas, minerales, etc.; otros extractos  vegetales equilibran la fórmula.

Nos gusta que la vitamina C sea uno de los primeros ingredientes, y que aparezca en forma de fosfato de ascorbilo de sodio, que ya sabemos que es un derivado del ácido ascórbico muy estable y bastante efectivo.

Al contener ácido cítrico puede producir irritación o reacciones alérgicas, aunque aparece en el último lugar del INCI.

Cuenta con verdaderos adeptos, porque se aplica fácilmente, penetra muy bien, mejora visiblemente el aspecto del rostro y las sensaciones cutáneas, es apto para cualquier tipo de piel: equilibra, rellena y suaviza arrugas, mejora el tono cutáneo, da luz y frescura a la cara y el cuello. 

El fabricante recomienda empezar a usarlo de forma escalonada, hasta llegar a usarlo diariamente, incluso mañana y noche, y aplicar una hidratante sobre el sérum.

Por supuesto, durante el día todo tiene que ir rematado con un adecuado protector solar (50 + o superior).

Bien por su envase de cristal opaco, por la falta de colorantes, y por la escasez de conservantes, todos ellos de origen natural.

Una pega: el gotero sigue sin parecernos el mejor sistema para al administración del suero.

Otra pega, que comparte con casi todos los sérums de vitamina C: no sabemos qué cantidad o proporción de vitamina C contiene. Ni de ningún otro ingrediente (nos interesa también el tocoferol o vitamina E, que tiene que estar presente en un porcentaje mínimo para ser efectiva, porcentaje que varía en función del resto de ingredientes).

Es uno de los mejores sérums de vitamina C que hemos encontrado.

¿Por qué el último de la selección? Para que entiendas bien el criterio que nos guía y sepas valorar sus beneficios y ventajas frente a los demás, así como sus debilidades. Un producto así se merece, por ejemplo, un mejor sistema de administración.

No nos gustan los componentes potencialmente irritantes para los cosméticos, y menos aún para un sérum, cuyo objetivo es penetrar hasta las capas más profundas de la piel. Y no nos gustan ni siquiera en los sérums con más renombre y mejor fama, que, además, en muchos casos son los más caros: no somos partidarios de pagar por ingredientes que pueden ser contraproducentes, cuando existen muchas alternativas naturales, sanas y seguras.

Por algún motivo que ignoramos, muchos sueros con vitamina C se presentan en goteros, en vez de en dosificadores de bombeo, sistema que preferimos porque evita la exposición del suero a la luz y el aire: la vitamina C es inestable, y se oxida y deteriora fácilmente en contacto con estos o a causa del calor.

Un suero de vitamina C de color naranja o marronáceo puede estar oxidado, así que descártalo. Si es de ese color en origen, desconfía, porque la vitamina C es incolora, pero hay fabricantes que le añaden colorantes para simular la posible oxidación. Doble problema: no son de fiar y no queremos colorantes, del todo innecesarios, en un producto que está pensado para llegar hasta el fondo de nuestra piel.

Entre los sérums de vitamina C encontramos muchos casos chocantes:

  • Los más promocionados y vendidos resultan estar hechos con cantidades importantes de ingredientes derivados del petróleo y/o siliconas, además de ingredientes potencialmente irritantes, alergénicos  e incluso tóxicos, si se acumulan.
  • Volvemos a recordar que hay ciertos ingredientes regulados en Europa, que un cosmético no puede contener más que en una determinada proporción. El problema es que si se utilizan varios cosméticos que lo contengan, la piel estará sometida a una dosis muy por encima de la tolerada por ley (dos veces esta o más, dependiendo de cuántos cosméticos usemos simultáneamente, que pueden ser varios: limpiadora, tónico, exfoliante, sérum, hidratante y protector solar… ¡haz cálculos!), al acumularse. 
  • Curiosamente, hemos encontrado más de un sérum de vitamina C… ¡sin vitamina C! Claro que tienen ingredientes naturales que contienen vitamina C, pero nos parece una publicidad algo engañosa. Normalmente, cuando compramos un sérum de vitamina C, esperamos una concentración elevada de esta, por encima del 10 % (casi todos los derivados del ácido ascórbico son menos potentes, así que necesitan más concentración que este). Una fórmula con, por ejemplo, esencia de naranja, no tendrá, ni de lejos, la suficiente vitamina C como para producir los efectos que buscamos en esta.
  • Un repaso al INCI elimina también muchos de ellos, ya que la cantidad de vitamina C, los ingredientes que la acompañan -a veces, muy numerosos- etc., los convierten en humo y poco más. Recuerda que demasiados ingredientes es casi una garantía de la falta de efectividad de cada uno, porque ninguno estará en cantidad suficiente como para poder aportar sus beneficios de forma real.

Un aviso: Muchos sueros presumen de no hacer pruebas con animales, como si fuera mérito suyo, pero lo cierto es que en Europa, desde hace ya bastantes años, está prohibido fabricar o comerciar con cosméticos testados en animales, así que no hacen más que cumplir con la ley… como todos. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *