rutina cuidado piel mujer 50A los 30 pensaba que los a 50 la vida se acababa. ¡Qué equivocada estaba! En mi experiencia, los 50 años de una mujer son una de las mejores décadas de su vida.

Estás más segura de ti misma. Tus relaciones son más fuertes. Si tienes suerte, puede que incluso tengas algunos nietos que malcriar.

Ahora que estoy cerca de los 60, no puedo imaginarme tener miedo o ser infeliz con mi edad. ¡Las cosas siguen mejorando!

Por supuesto, para seguir sintiéndome bien, tengo especial cuidado para asegurarme de que mi piel se vea sana y bonita.

En realidad, la rutina de cuidado de la piel de las mujeres mayores de 50 años no son muy diferentes a las mujeres de 40 años: limpiar, nutrir, hidratar, proteger y de vez en cuando exfoliar y mimar.

Pero al hojear cualquier blog o revista de belleza una sensación de tristeza comienza a invadirte. Sí, el colágeno ya no produce lo mismo que antes, las líneas de expresión florecen y algo misterioso comienza a suceder en nuestros cuellos.

El cuidado de la piel después de los 50 años no trata de verse más joven, sino de verse más tú. Se trata de verte a ti misma en el espejo y de que te guste lo que ves, incluso cuando el reflejo cambia.

Hay mucha belleza y placer en la mediana edad. ¡Tenemos la suerte de tener opciones y tomar decisiones con las que nuestras madres y abuelas sólo soñaban!

Y gracias a las mujeres y los científicos que nos han precedido, hay una variedad de soluciones sencillas para envejecer con gracia. Una de las más importantes es seguir una rutina de cuidado de la piel especialmente adaptada para la piel a los 50.

Imprescindibles de una buena rutina de cuidado de la piel después de los 50 años

Limpieza por la mañana y por la noche

Para eliminar cualquier suciedad, impureza y restos de maquillaje es esencial lavarse la cara, tanto por la mañana como por la noche.

Pero no vale con cualquier producto que tengas a mano. A los 50 necesitas proteger la barrera cutánea, porque cuanto más seca es tu piel, más susceptible es de sufrir daños.

Por eso, necesitas un limpiador hidratante cremoso para pieles sensibles, que no irrite ni reseque tu piel.

El serum protector de día y reparador de noche

Después de la limpieza va el serum, que tiene la función de proteger y reparar.

Por la mañana protege de los agentes externos y los radicales libres gracias a sus antioxidantes beneficiosos, como la vitamina C o E, resveratrol o extracto de té verde.

Mientras que por la noche repara los daños producidos por el día con ingredientes funcionales como péptidos o retinoides.

Estudios repetidos demuestran que el retinol funciona «a nivel molecular», y el secreto es su uso constante. Penetrando la capa inferior de la piel mientras duermes, los retinoides disminuyen las líneas finas y las arrugas.

Pero tienen un problema, causan sequedad e irritación en algunos casos. Si es tu caso, puedes mezclarlo con un humectante o una crema de noche, o usarlo sólo tres veces por semana.

La hidratación es clave

crema

A partir de los cincuenta años, la piel comienza a perder su tono. Esto resulta en piel flácida, lo que hace que la mujer se vea más vieja (o al menos, perpetuamente gruñona).

Para combatir estos signos hay 3 soluciones: hidratación, hidratación e hidratación. Con una piel sana e hidratada, una mujer puede ayudar a minimizar cualquier flacidez alrededor de la cara y el cuello.

Una forma de mantener la piel hidratada es utilizar cremas faciales a diario. Estas cremas deben incluir productos ricos en ácido hialurónico, ceramidas, péptidos, y/o aminoácidos, compuestos que pueden ayudar a suavizar la piel mientras la hidrata. Aquí tienes la mejor selección de cremas antiarrugas hidratantes del mercado.

El aloe vera es un gran ingrediente hidratante que también sirve, te lo cuento en este artículo.

Es un cambio simple, pero hace una gran diferencia.

Además, debes asegurarte de que todos tus cosméticos, desde el limpiador, hasta el protector solar para la playa, debe incluir ingredientes y activos hidratantes.

Usa siempre crema de contorno de ojos

Dicen que los ojos son las ventanas del alma. Pero para cuando llegas a los 50 años, los ojos no están en su mejor momento.

Las ojeras, las arrugas y las líneas finas son sólo algunos de los problemas que una mujer puede encontrar alrededor de sus ojos, y estos problemas pueden hacer que la autoestima de algunas mujeres mayores se desplome.

Afortunadamente, hay muchas cremas para los ojos disponibles para eliminar estos y otros problemas. La crema de contorno de ojos es algo que toda mujer debe adoptar a los cincuenta años y continuar usándola hasta bien entrada la edad adulta, en especial por la noche.

Estos productos no sólo aumentan la producción de colágeno alrededor de los ojos, sino que también pueden ser muy relajantes: un complemento perfecto para cualquier rutina a la hora de acostarse.

Vigila tu cuello

El cuidado de tu piel a partir de los 50 años ya no debe limitarse sólo a la cara. Las cremas y serums de belleza son una opción popular entre las mujeres que buscan embellecer también la piel alrededor del cuello.

Si deseas aportar un cuidado extra en esta área, deberás optar por una crema reafirmante que sea rica en antioxidantes. Estos activos son perfectos para ayudarte a reducir las arrugas y la flacidez que empieza a formarse en el óvalo facial y el cuello.

La importancia de la exfoliación

A medida que envejecemos, la renovación de las células de nuestra piel comienza a disminuir. Las nuevas células de la piel no llegan a la superficie, lo que conduce a una piel con menos resplandor rosado, así como a un aumento de las arrugas.

La exfoliación elimina las células viejas, provocando que la piel cree nuevas células cutáneas para reemplazarlas.

Y aunque la piel madura requiere exfoliación, siempre debes buscar productos que sean suaves y no irriten ni resequen.

Puedes hacer tu propio exfoliante casero con limón, azúcar y miel o buscar un producto natural con la palabra «calmante» en el envase.

También podrías intentar una exfoliación química, pero asegúrate de hablar con tu dermatólogo sobre las sensibilidades de tu piel.

Mímate con mascarillas

Me encantan las mascarillas de baba de caracol, utilizadas por las coreanas durante mucho tiempo. Al igual que el retinol, la baba de caracol es elogiada por sus atributos suavizantes, rellenantes e hidratantes.

Contiene ácido hialurónico natural y ayuda a aumentar la producción de colágeno y elastina en la piel.

Mientras que la baba de caracol viene en forma de crema, la manera más fácil de obtener los beneficios es usando una mascarilla sábana.

No olvides los labios

Los labios son los héroes anónimos de la cara de una mujer. Se enfrentan a los elementos cuando estamos al aire libre. Sufren bajo losas de lápiz de labios cuando salimos con amigos.

Y por supuesto, también sufren un uso constante, ya que los ponemos a trabajar comiendo, hablando, besando y disfrutando de nuestras vidas en general.

Esta es la razón por la que nuestros labios necesitan un trato especial en nuestras opciones de cuidado de la piel a medida que envejecemos.

Verás, si no tienes cuidado, esos labios se pueden volver contra ti, luciendo arrugados y despellejados, de una forma que podría envejecer incluso a la mujer de aspecto más joven.

Para evitar estas arrugas (y para ayudar a tus labios a mantener su forma natural), comienza a utilizar regularmente un producto específico para labios que se dirija a la zona alrededor de la boca y aumente la producción de colágeno.

Protector solar a diario

La piel envejecida sigue siendo muy sensible al sol. Aunque no veas el daño solar a los 20 años, a los 40 empezarás a descubrir los signos de pasar por alto el protector en la juventud, sobre todo en las zonas del pecho, escote y piernas.

La clave para elegir un protector solar a los 50 años es seleccionar uno que tenga al menos 40 SPF y que bloquee los rayos UVA y UVB. Úsalo todos los días, aunque sea un día nublado.

Otro lugar para usar protector solar: las manos. ¿Sueles utilizar manicura de gel? Esa luz UV que fija el gel también está envejeciendo tus manos. Ponte un poco de SPF antes de tu cita y minimiza la exposición.

Estos no son cambios importantes en tu rutina de cuidado de la piel y, sin embargo, pueden marcar una gran diferencia. Inténtalo; te prometo que te verás y sentirás lo mejor posible.

Y sino, siempre puedes recurrir a estos otros tratamientos para reducir las arrugas más profundas.

Cuando te sientas mejor, tendrás la confianza para vivir al máximo, y si me preguntas, ¡esa es la única manera de vivir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *